En extinción

No me extraña que pasen las cosas que pasan. Leo en la prensa y no me lo creo (pero sí, en el fondo no me extraña) que las redes sociales también están enredando a los vampiros y, quién lo iba a decir, están siendo su perdición (aquéllas de éstos). Ya sabíamos del ajo, las estacas de madera, la luz del sol, los crucifijos y los peta-zetas (esto no es tan conocido pero también puede con ellos), y ahora llega el Facebook, el Tuenti y demás redes para acabar con la inmortalidad vampírica.

Al parecer, lo que para algunos humanos se está convirtiendo en un hobby para los vampiros es una adicción más fuerte incluso que su necesidad de sangre, lo que está provocando que cada vampiro que se da de alta en una de estas redes irremediablemente acabe muerto (otra vez y definitivamente) por inanición. Es tal el enganche que produce en estos seres que la Sed, esa alarma que les avisa de que tienen que ingerir sangre o perderán su no-vida, deja de funcionar y, sin darse cuenta, caen redondos sobre su teclado.

Este nuevo punto débil de los vampiros está acabando con ellos. Para más inri, los humanos, que se han dado cuenta pronto de ello, llevan siempre el móvil conectado con su red favorita y en cuanto ven unos colmillos en actitud chupesca apuntan al atacante con el logo feisbuquiano o similar y los sedientos chupasangres quedan completamente atontados.

La Sociedad Española de Estudios sobre Vampiros ha presentado una protesta ante los distintos gobiernos para que las redes sociales adviertan a sus usuarios en todo momento de los efectos que pueden tener en su salud, haciendo especial hincapié en su toxicidad letal en la especie vampírica. Asimismo quiere prohibir el acceso a estas redes mediante telefonía móvil ya que considera que el uso como arma contra-vampiros está provocando la extinción de estos seres mitológicos de mala manera.

Personalmente y para poner mi pequeño grano de arena por la causa vampírica he decidido dejarme chupar las veces que sean necesarias hasta que se estabilice la población de vampiros.

He dicho.

4 comentarios:

D. Yuste dijo...

Dejarte chupar el qué, ladrón?, jaja.

Y los de Greenpeace calladitos no?, qué pasa que los vampiros no son uja especie digna de seguir existiendo?. Ahora mismo voy a hacer un grupo en Facebook para gente que quiera cerrar Facebook, hombre!, larga vida los hijos de Caín!

Anónimo dijo...

Genial fill someone in on and this mail helped me alot in my college assignement. Thank you as your information.

Miguel Ángel Maya dijo...

...Mi historia es significativa en ese aspecto: tuve dos novias vampiras, pero siempre estaban delante del ordenador enderándose en redes sociales. Yo estaba enfadado y no me dejaba chupar ni hacer. Y eso que en mis fantasías más encendidas siempre estuvieron presente los vampiros y dos mujeres en la misma cama...
...Al final me dejaron por un superhéroe o algo así. No sé, tenía capa y antifaz, sería un superhéroe, ¿no?...
...Por lo demás, me abrí perfiles en todas las redes sociales pero, como los vampiros no se reflejan ni en los espejos ni en las fotos, no he vuelto a ver a mis dos novias...
...Mira que me daban morbo. Maldito orgullo...

Okr dijo...

Donde se ponga una vampiresa sedienta que se quiten las chicas playboy y hasta carmen sevilla en sus buenos tiempos!