El otro

El tabernero terminó de limpiar las últimas mesas. Las dos mozas que servían ya se habían ido y en pocos minutos él mismo se iría a casa con su mujer. Sólo quedaba un cliente por echar que se había quedado dormido sobre la mesa, rodeado de vasos vacíos. Así acababa el hombre cada noche desde hacía meses. Trabajaba todo el día y al terminar la jornada, aparecía por allí para ahogarse en alcohol. Y nadie le decía nada. ¡Qué le iban a decir al pobre hombre! El tabernero se acercó a él y lo zarandeó para despertarlo. "José, amigo, despierta, ¡que voy a cerrar!", le gritó al oído. El borracho abrió los ojos pidiendo con un gesto de la mano otro vaso más. El tabernero no esperó más. Lo levantó de la silla y lo arrastró hasta la calle sin demasiada oposición. "José, anda, espabila, tienes que ir a casa. Tu mujer y tu hijo te esperan allí", le siguió gritando. Entonces José se irguió y respondió con la lengua bien trabada y algunas lágrimas de alcohol en los ojos: "¿Mi hijo? Ese niño no es mi hijo, bien lo sabes tú, ¡Jesús no es mi hijo!", y se marchó tambaleándose por en medio de la calle.

3 comentarios:

Lara dijo...

y no cantó "Copa rota"??

un besazo!!!!!!!

Okr dijo...

Pos claro que no... no había sido compuesta todavía! :D

Iván dijo...

Felices fiestas marco!

Eso se puede hacer? en plan poner un enlace con la lista y quien tenga spotify lo puede escuchar? a investigarlo me pongo ahora mismo porque la verdad que estaria bien.

Un abrazo!