Gill Sans, la historia de una letra

Eric Gill se estaba zumbando a su perro justo cuando tocaron al timbre. Le jodía enormemente que el interrumpieran mientras sodomizaba a su mascota. Son esas pequeñas cosas que te joden el día. Además, tienes que vestirte a toda velocidad y parecer que no estabas haciendo nada malo. Poner cara de inocente. "Nada, no estaba haciendo nada, sólo... fregaba los platos, mmm, barría la casa". En fin. Eric se subió los pantalones mientras gritaba "¡ya voy, ya voy!", mandó al perro a su caseta y puso un montón de papeles sobre la mesa. Así parecería que estaba trabajando en algo. Corrió a la puerta y abrió, no sin antes recomponer el gesto, relajarse, olvidarse de lo que estaba haciendo minutos antes. Era su primo. Como era habitual, entró en tromba a su pequeño estudio gritando las últimas noticias de la famila. Cuando paró de hablar, se dirigió a Eric y le preguntó, "¿y tú qué, qué haces?"... Eric se quedó en blanco, miró al su alrededor, al suelo, a la silla, a la mesa... De pronto, todas su excusas parecían tontas, sin sentido. Nadie se las creería... Una gota de sudor asomó por su frente y cayó hasta el ojo. Mierda. Entonces improvisó: "Estaba, mmm, estaba... estaba haciendo unos... unos dibujos, sabes, un... tipo de letra, sabes, uno nuevo... lo lo lo llamaré... Gill, jejeje, ¿tiene gracia, no? como yo, Gill". Cagada enorme, como todos sabemos, porque luego tuvo que echar más horas que un tonto para crear la letra que hoy conocemos como Gill Sans.

Moraleja: no te zumbes a tu perro o tendrás que inventarte un tipo de letra, cosa que ni te va ni te viene.

4 comentarios:

Okr dijo...

LM dedicado a Miguel Marqués, el señor de las letras.

Miguel Marqués dijo...

LOL.

buenísimo. podría haber sido así. jajajj

JuanRa Diablo dijo...

Mira que todas las veces que he leído la biografía de Gill Sans no he encontrado la parte del perro...

No hay nada como encontrar las biografías no autorizadas.

(Buenísimo, tio XDDDDD)

Okr dijo...

Lo más fuerte, JuanRa, es que está basado en hechos reales... (le molaba el tema zoófilo).