Otros tiempos

42 años. Esos son los necesarios ahora para tener derecho a pensión en Italia. Pronto, muy pronto, nos tocará caer en la misma trampa. Y no será esa la única...


España, 2050

Cumplo 74 años. Todavía no he podido cotizar los 42 que necesito para jubilarme. A lo largo de estos años ha sido prácticamente imposible no perder trabajos, estar unos meses parado, volver a trabajar de media jornada o menos. Imposible cotizar lo necesario. A partir de los 45 la cosa se puso verdaderamente jodida. En los últimos treinta años habré podido trabajar diez como mucho. El resto del tiempo he tenido que vivir del aire y de los amigos, la familia, la suerte... Sé que no tendré pensión, y si cae algo será mínimo, del todo insuficiente.

Me faltan las fuerzas para luchar por vivir dignamente. Acabar mis días sobreviviendo no es lo que había soñado, pero esperar algo más es simplemente de ilusos. La crisis del 2008 duró demasiado y cuando había terminado las medidas temporales que se tomaron para solucionarla pasaron a ser definitivas. Impuestos, derechos recortados, educación y sanidad en manos privadas... los dejamos hacer, confiamos, y fue un error. Ahora miramos atrás y nos parece mentira que antes de la crisis el Estado del Bienestar fuera algo real.

Nuestros hijos y nietos nos miran como estuviéramos locos cuando les hablamos de esos días. Ellos ya han nacido en un mundo podrido y el olor hediondo de estos tiempos no les hace retorcer el gesto. Cuando les hablo del futuro, de lo que se podría hacer para mejorar el sistema, se ríen de mí. Es normal, son fantasías de un viejo senil. Ya nos tienen. Nos han ganado, y lo que es peor, nos han convencido de que tienen razón.


2 comentarios:

JuanRa Diablo dijo...

Ciencia ¿Ficción?

Esperemos que sí.
Hoy me dejas mal cuerpo :S

Okr dijo...

Chunguismo lapesco :D