¿Qué está pasando?

No me lo puedo creer.

Es... no sé... todavía estoy en shock.

¿Qué es... qué ha pasado?

Ha sonado el teléfono... sí, ha sonado, y lo he descolgado.

Y después de unos segundos... tan sólo unos segundos, una voz.

"Hola, ¿ha oído hablar de la terapia telefónica?"

No sé, no... no me lo podía creer. Como acto reflejo (y sincero) he respondido "no".

"Si quiere le puedo explicar..."

Entonces he reaccionado. "No sé, ni quiero saber nada de la terapia telefónica, gracias".

Y he colgado.

...

Sabéis, creo que esto va más allá del spam telefónico. ¿Terapia telefónica? ¿Pero qué carajo...?

2 comentarios:

Iván dijo...

esto te ha pasado de verdad? jajajaja que desfase

Okr dijo...

Real como la vida misma, tú.