Despertares

Me levanto. Me arrastro. Embarro mi cara con agua. Busco el cepillo de dientes. No está, o está pero no acierto a agarrarlo. Me arrastro. Pantalones. Camiseta. No hay. Rebusco en el armario. La ropa de invierno sigue ahí, esperando ser deportada. Encuentro una. No huele, o eso creo. Parece limpia. Me la pongo. Sandalias. Móvil, llaves, cartera. Salgo a la calle.

Hace frío. No tiene sentido. Me arrastro.

Aceras, coches, semáforos, escaleras.

Mi trabajo. Mi cubículo. Mi ordenador. Trabajo una hora.

Levanto la cara del monitor.

Me despierto. Por fin.

2 comentarios:

Lara dijo...

eso son mis despertares todos los días

Okr dijo...

jejej, precisamente tú has sido mi inspiración (ya sabes que yo soy más de despertarme antes de que suene el despertador)... :D