El rito del fuego

Suena una de Blur y todo parece arder. La barra del bar, la banqueta que aguanta mi culo, la copa, que se queda sin hielo en un parpadeo. El verano entra con ganas de llevarse todo por delante. En la playa ya están las hogueras a punto de salir a escena. Fuego al fuego, como si no hubiera ya suficiente en el ambiente. Arden las miradas, febriles casi todas. Esperan la llegada del fuego que tornará la madera en brasas, y estas en ceniza. Las chispas prenden y la playa se ilumina de naranja. El fuego que todo lo purifica. El fuego del solsticio. Y yo en Madrid.

2 comentarios:

Lara dijo...

y yo

y ni siquiera hubo hogueras en el jardín

Okr dijo...

estuve pensando en tu jardín, en su hoguera de serie y en churruscar carne en las brasas... pero todo se quedó en eso, un querer y no poder.